Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Establecer y construir metas - Selecta Magazine

Establecer y construir metas

¿De dónde nacen las famosas listas de metas que solemos hacer cada inicio de año?

Distintos estudios demuestran que las personas que tienen metas y las alcanzan, son personas que cuentan con mayor éxito en sus vidas, mayor autoestima y por ende, mayor tranquilidad emocional y mejor calidad de vida.

Con la llegada del año nuevo, llegan para la gran mayoría nuevos proyectos, mayor motivación y más optimismo, y es ahí cuando nuestras necesidades salen a relucir para intentar ser resueltas.

Es curioso que, a pesar del entusiasmo con que se crean estas listas, sin saber bien por qué, muchas veces no se llegan a cumplir; ya sea porque no supimos cómo establecerlas, por miedo al fracaso o a comprometernos demasiado, por supuesta falta de tiempo, entre otras. Sin embargo, a fin de año volvemos a estar en contacto con nuestras necesidades emocionales y surge nuevamente el deseo de establecer metas para el año que comienza.

Este artículo tiene como propósito, ayudar a que no volvamos a caer en esa tendencia de hacer listas con promesas que luego, pasado un tiempo, abandonamos. Para ello, debemos conocer a qué nos referimos al hablar de metas, cómo establecerlas y construirlas y qué importancia tienen en nuestra vida.

Según el Diccionario Real de la Academia Española, meta significa “Fin a que se dirigen las acciones o deseos de alguien”.

Las metas pueden clasificarse a corto, mediano o largo plazo. Todas son importantes a lo largo del camino, siendo las metas a corto plazo, claves para la consecución de las mismas, ya que se convierten en escalones para alcanzar la que hemos ubicado a largo plazo y/o para motivar el logro de otras.

Pasos para construir metas

  1. Escriba las metas. No basta con pensarlas, hay que escribirlas – de forma concreta – para que se conviertan en un compromiso y en algo más real. Escríbalas en primera persona, ya que deben ser propias, no motivadas por nadie más. Escríbala a mano o en cualquier lugar donde las pueda registrar y revisar. Motivación y propósito. Identifique en cada una de ellas, qué le motiva alcanzarla y cuál es el propósito de lograrla (por qué y/o para qué desea lograrlo). Las metas deben ser realistas; es decir, que estén dentro de nuestro control y de las capacidades que tenemos o que podemos aprender. Deben ser desafiantes (difíciles, pero alcanzables), mas no amenazantes.

2. Priorizar. Revise nuevamente la lista y ubíquelas en el orden que para usted sean de mayor a menor importancia lograrlas. Luego vuelva a leer su nueva lista.

3. Identificar tiempos. Identifique tiempos de cada meta (cuáles considera son para lograr a corto, mediano o largo plazo). Al lado de cada una, puede especificar con colores o iniciales cuál representa a cada grupo. De esta forma puede comenzar a trabajar con la meta a corto plazo que ubique como número 1 en orden de prioridad.

4. Establecer plan de acción. Una vez ya tiene aclarado cuál es la meta con la que va a empezar a trabajar, debe saber qué va a hacer específicamente para lograrla. (Puede ser más de una acción o planes alternos – plan B o C en caso de que el plan A no funcione o por alguna razón no se pueda realizar en su momento).

5. Revisar, ejecutar y volver a empezar. Con el pasar del tiempo, las metas pueden ir cambiando de prioridad, y, a su vez, los planes de acción y los plazos en los que consideramos podemos alcanzarlas. Esto quiere decir que las metas se reestructuran, por tanto, este debe ser un ejercicio que debemos realizar más de una vez durante el año, con el fin de actualizarnos y ver cómo estamos trabajando y qué estamos haciendo para lograrlas.

6. Resaltar y/o subrayar la meta que hemos alcanzado. ¡No tacharla! No se trata de una lista de supermercado en la que vamos tachando las cosas a medida que las metemos en el carrito de compras. Debemos subrayarlas o resaltarlas con el fin de visualizar fácilmente las que hemos alcanzado para animarnos a seguir trabajando por lograr las que aún están pendientes por conseguir.

Estar sintonizados con nuestras metas, es estar conectados con nuestros deseos, nuestras necesidades. Debemos darle la importancia y el tiempo necesario para identificarlas, diseñarlas, construirlas y ejecutarlas.

Las metas ayudan a trazar un camino. Nos dan dirección, motivación, energía y satisfacción; nos permiten crear, avanzar y contar con mayor autoconfianza.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes