Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Hans Taft - Visión optimista para hacer crecer el negocio

Hans Taft – Visión optimista para hacer crecer el negocio

Una tarde como pocas, un sol resplandeciente y una atmósfera única de positivismo, enmarcaron la más amena conversación con Hans Taft, creador de Durallantas, un negocio cimentado en principios sólidos de innovación, calidad y servicio.

“IDEA, CREA Y DESARROLLA”, ES LA FILOSOFÍA QUE, A TRAVÉS DE 27 AÑOS HA CONVERTIDO A DURALLANTAS EN UN REFERENTE EN LA INDUSTRIA. SU MENTOR MARCA EL ÉXITO POR EL EMPUJE Y CONOCIMIENTO DE LAS NECESIDADES DE LOS CONSUMIDORES.

Desde los cinco años, Hans Taft adquirió el hábito del ahorro, que para este emprendedor es la base del éxito, es el empuje que te llevará a concretar y alcanzar ese anhelado proyecto de vida.
Estudió administración de empresas e inició una carrera por alcanzar sus sueños. Trabajó para un importante grupo de la localidad. Desde la gerencia de diversas divisiones de productos, absorbió cada etapa del negocio que le llevó a un amplio conocimiento del mercado, hasta que despuntó para convertirse en empresario.
Visión de negocio
En 1990, abrió las puertas de Durallantas, en “la esquina curva de Calle 50”, con el propósito de convertirse en un fuerte competidor en el mercado, pero con la convicción de que el servicio y la atención personalizada lo convertirían en poco tiempo en un exitoso profesional ganando el respeto de los consumidores.
Sin la representación de una marca de neumáticos, Hans Tatf y su pericia en los negocios se propuso conquistar la confianza de los fabricantes, es así como a tan solo un año de inaugurada su tienda, adquirió la representación de BF Goodrich demostrando su capacidad y ganas de hacer un trabajo impecable con el posicionamiento de la marca.
“Nada es fácil en la vida de un comerciante, hay altas y bajas, pero depende cómo emprendas las distintas situaciones.
Enfrentamos diversas crisis, como aquella época donde los bancos estuvieron 15 días cerrados, pero nuestras ganas de trabajar nos permitieron surfear esas olas del destino y mantenernos en pie”, dijo.
Huellas del éxito
Su olfato por los negocios lo lleva en su ADN, con una capacidad para comerciar, el creador de Durallantas se ganó la confianza de la industria, ampliando la cartera de productos para satisfacer a un demandante usuario.
Michelin, Pirelli y Sonar pronto complementaron la propuesta de Durallantas. “El oro negro” para Hans Taft, que permitió materializar su ambicioso plan de expansión. Hoy, cuentan con cuatro sucursales: Calle 50, Avenida La Paz, Coronado y su Truck Center en la Avenida 12 de Octubre.
“Cuando inicié el negocio con tan solo cinco empleados, tenía una ambiciosa proyección a diez años. Hoy les puedo contar que ese sueño fue cumplido gracias al trabajo y la planificación que son mi base de acción”, destacó.
Las líneas de productos van desde motos, todo terreno, pasajeros, OTR / industriales, comerciales, Premium, ultra high performance y high performance. Sus cincuenta y seis colaboradores ofrecen un servicio de calidad basados en el compromiso, enfocados en metas y en su constante capacitación.

Credibilidad que abre puertas
Desde las cinco de la mañana, Hans Taft toma su desayuno e inicia su agitada vida de negocios junto a su laptop. Cada paso es minuciosamente planificado y su entrega profesional han ganado credibilidad, reconociéndolo como un hombre de negocios íntegro.
Durallantas ofrece neumáticos de primera calidad, servicios de taller, mecánica rápida, inventario disponible, servicios técnicos especializados y, además, van más allá con una extensa flota de atención al cliente, asistencia y técnicos de carretera, con una sólida propuesta para ofrecer máximos beneficios a sus consumidores.
Todo este engranaje, respaldado con marcas líderes e innovadoras, le han llevado un paso más allá del negocio, participando activamente en el crecimiento y desarrollo del país. Su solidez y eficacia en su servicio de venta y postventa le catapultaron para asirse de grandes clientes como el Canal de Panamá, puertos y terminales marítimas, grandes proyectos de infraestructura e introducirse en el sector minero, creando estratégicas alianzas comerciales.

Ambicioso plan de expansión
Su trabajo es respetado en el sector, su credibilidad es la carta de presentación y su crecimiento firme, paso a paso con seguridad, le han ganado la solidez para seguir expandiendo su negocio.
Hans Taft sueña en grande, es por ello, que proyecta la construcción de una moderna bodega de almacenamiento y distribución que le permitan consolidar su liderazgo en el mercado, con lo último en tecnología.
El optimista empresario proyecta, además, la apertura de una nueva sucursal. “En la actualidad es necesario pensar en positivo, ajustarse el cinturón y trabajar más duro. No creo en la recesión, más bien en la ejecución de un plan de trabajo más arduo, con una actitud vencedora. Idea, crea y desarrolla para seguir creciendo”, enfatizó.

Compromiso social
Hans Taft es un hombre con una gran personalidad, dueño de un don de gente que transmite a quienes lo rodean. “Ayudar al ser humano a ser mejor, ver a la gente crecer, es mi mayor satisfacción”, señaló.
En su momento, implementó un plan de becas en su empresa; otorga préstamos sin intereses a sus empleados para apoyarles en sus proyectos; fomenta el ahorro entre sus colaboradores; trabaja en un plan de limpieza de playas y busca incursionar en un proyecto para apoyar a las escuelas del país.
Hans Taft cree fervientemente en la fuerza de sus colaboradores para alcanzar el éxito, es el motor para crecer y consolidar su éxito en el mercado y satisfacer a cada uno de sus clientes.
Es indudable la capacidad profesional y ese saber hacer en los negocios que nos demuestra Hans Taft. Pero su verdadera pasión son sus hijos de 23 y 21 años, quienes le han convertido en un orgulloso padre y a quienes instruye para seguir el camino de éxito que emprendió en 1990.
Entre risas nos comentó que trabaja para convertir sus viernes en sábado y muy pronto sus lunes en sábado, y disfrutar su hobbie preferido: la pesca. Su bote, María C., es quien lo acoge cada fin de semana para sacar al máximo su pasión por la naturaleza, el mar y la vida.

Submit a Comment