Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Torres acristaladas De lo experimental a la vanguardia

Torres acristaladas De lo experimental a la vanguardia

PANAMÁ,   TRAS   EL   AUGE   DEL   SECTOR   INMOBILIARIO,    IMPORTA   UNA   ARQUITECTURA   INTERNACIONAL   QUE    LA  HACE  LUCIR  VANGUARDISTA  COMO  DUBAI,  MIAMI  O   NUEVA YORK.

Innovación.  Es     la     clave     que     caracteriza     la     arquitectura hoy en día. Y Panamá no se queda atrás.  De   edificaciones   conservadoras   y   con   problemas   urbanísticos,    la  ciudad  –  desde  hace  unos  años  ha   dado  un  giro  rumbo  a  la  vanguardia.  No  en  vano,  los   gigantes  de  concreto  forrados  en  cristales  le  dan  un   toque moderno a la capital panameña, con un impacto  visual que parece estar inspirado en Dubai, referencia  en el último grito de la moda en la arquitectura.

“El arquitecto de hoy en día debe tener una excelente
formación académica y conocer a fondo la ciudad donde va a ejercer la arquitectura, para poder aportar y mejorar la ciudad”, arquitecto Jaime Ventura, Ventura & Asociados Arquitectos

La  arquitectura  de  hoy  en  día  tiende  a  ser   minimalista e innovadora en el diseño.

A   través   de   la   creatividad   y   la   innovación   a   lo   Frank    Gehry,  el  arquitecto  canadiense  que  diseñó  el  museo  de   la  Biodiversidad  en  la  Calzada  de  Amador,  así  como  el   museo  Guggeheim  en  Bilbao,  España,  ¿Los  arquitectos   panameños  buscan  darle  a  la  ciudad  de  Panamá  una  identidad arquitectónica?

Arquitectura heterogénea
Visto con lupa, actualmente es posible observar un antes  y un después en el conjunto arquitectónico capitalino. Sin  embargo, de acuerdo con el arquitecto Jaime Ventura, eso  no  significa  que  Panamá,  con  sus  torres  acristaladas  en   Punta  Pacífica,  Costa  del  Este,  avenida  Balboa,  Obarrio   y  calle  50,  esté  en  busca  de  una  identidad  que  la  defina   como tal.

A  partir  de  2003,   Panamá  apostó  por  una  arquitectura   innovadora.  No  en  vano  el  país  es  llamado  “la  Dubai  de   América Latina”, debido a sus diseños similares que superan  los 90 niveles.

“Con  las  torres  acristaladas,  cada  vez  más  notorias  en  la  ciudad,  Panamá   está adquiriendo una tipología de arquitectura, no una identidad”, considera  Ventura,  quién  explica  que  en  el  país  no  es  posible  hablar  de  identidad   arquitectónica,  porque  la  misma  no  está  compuesta  de  una  sola  tendencia,   es heterogénea.

Pero  comencemos  por  el  principio.  Según  Ventura,  a  finales  de  los  años  40,   llegan  a  Panamá  arquitectos  de  California  con  una  propuesta  orgánica.  Es   decir,  se  busca  la  integración  de  las  edificaciones  con  su  entorno  natural.   Durante esos años se construye el hotel El Panamá, la Universidad de Panamá,  ejemplos de una tendencia donde predominan las líneas rectas.

En  los  años  60  y  70,  un  movimiento  de  arquitectos  nacionales  apuestan  por   diseños  con  una  altura  de  20  niveles,  ubicados  en  Paitilla,  la  avenida  Balboa,   Bella  Vista,  Obarrio  y  El  Cangrejo,  mientras  que  en  la  década  de  los  80  las   edificiaciones – demasiado altas para la época – aumentan a 30 pisos.

En los 90 ya se hablaba de una “arquitectura moderna contemporánea”, pese  a que las construcciones apenas mostraban cierta evolución y una marcada  influencia de las décadas anteriores.

El  cambio  se  produjo  alrededor  del  año  2003,  con  la  llegada  de  los  baby   boomer  y  la  inversión  privada  y  extranjera  en  el  sector    inmobiliario,  lo  cual     provocó  un  boom,  que  tomó  más  fuerza  aún  con  la  ampliación  del  Canal  de   Panamá.  Desde  entonces,  el  panorama  urbano  comenzó  a  cobrar  brillo  con   sus primeras torres de cristales.

Ante    un    caso    de    incendio,     hoy    en    día,    los     diseños   arquitectónicos   toman   en   cuenta   los    reglamentos de seguridad humana, disminuyendo  el uso de materiales combustibles

Edificaciones responsables y modernas

“El vidrio es un material que le da modernismo a las edificacaciones. Su uso tiene que ver más con una tendencia. Las grandes ciudades como Nueva York, por ejemplo, lucen rascacielos forrados en vidrio”, Ingeniero Humberto Arellano, Grupo Corcione

A  partir  de  los  primeros  años  del  siglo  XXI,  comienza  a  darse   un   cambio   interesante   en   la   ciudad   de   Panamá:   surge   una    nueva  movida  de  arquitectos  panameños  con  otra  visión  de   la  arquitectura.  Innovar,  importar  y  nacionalizar  los  diseños  de   ciudades como Miami, Nueva York o Dubai, parece ser la consigna.  Los   ingenieros   Humberto   Arellano   e   Isolda   Pérez,   de   Grupo    Corcione, consideran que actualmente la tendencia es construir  estructuras sostenibles. Es decir, tipo LEED (Leadership in Energy  &  Environmental  Design),  la  cual  se  refiere  a  un  sistema  de   certificación  para  edificios  amigables  con  el  medio  ambiente,   desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados  Unidos, implementado desde 1993.

Por  ello,  continuar  inspirándose  en  las  antiguas  edificaciones,   no  era  definitivamente  el  camino  para  lograr  la  arquitectura   vanguardista que ahora luce Panamá. Había que tener creatividad  osada, dinamismo en los diseños y, por supuesto, impacto visual.

“Actualmente,   las   edificaciones   están   inspiradas   en   una   arquitectura  internacional,  sí,  pero  panameñizadas.  Hoy  en   día, la tendencia es incorporar con responsabilidad materiales  traídos  del  extranjeros  y  modernos  como  los  cristales  de  alta   tecnología, adecuados para el clima del país. De lo contrario, si  no se toman en cuenta factores como la temperatura tropical,  estaríamos   castigando   a   los   usuarios   del   edificio”,   explica    Ventura.

“Hoy en día, en Panamá se está haciendo un mayor énfasis en los factores de seguridad a la hora de construir, sobre todo estructuras que sobrepasan los 50 pisos”, Ingeniera Isolda Pérez, Grupo Corcione

No  en  vano,  la  responsabilidad  y  la  modernidad  deben  ir  de  la   mano.  Y  como  en  el  país  no  hay  una  ley  que  lo  exija,  no  todas   las construcciones con fachadas de cristales levantadas en la  urbe  panameña,  poseen  alta  tecnología.  Cuando  los  vidrios   no  tienen  la  capacidad  para  reducir  el  efecto  del  calor  la   temperatura  en  la  ciudad  capital  oscila  entre  29º  C    y  32º  C  durante   el   año–,   las   estructuras   podrían   convertirse   en    verdaderos hornos en un día caluroso.

Pérez explica que la decisión depende del constructor si usa o  no vidrios reflectivos, que  puedan repeler la luz solar, mientras  que   Arellano   señala   que   las   construcciones   tipo   LEED   sí    requieren materiales de alta tecnología.

La  clave,  aconseja  Ventura,  es  saber  utilizar  no  solamente  el  vidrio  adecuado,  sino  también  en  función  de  la  ubicación  del   proyecto. En otras palabras, las fachadas con cristales no deben  estar sometidas al sol. En la arquitectura moderna la solución  muy de moda es usar una piel metálica entre la estructura y la  fachada, lo que permitirá contrarrestar las altas temperaturas.

De   acuerdo   con   Arellano   y   Pérez,   en   Panamá,   las   pieles    metálicas  son  muy  usadas  a  la  hora  de  construir,  mientras   que  los  cristales,  importados  de  España,  Chile,  China,  Francia   o  Brasil,  son  utilizados  dependiendo  del  tipo  de  proyecto.   Generalmente  las  torres  acristaladas  ubicadas  en  calle  50,   el  área  bancaria  y  la  avenida  balboa,  pertenecen  a  hoteles,   oficinas  o  bancos.  En  el  caso  de  los  condominios  de  Patilla,   Punta Pacífica, Costa del Este y San francisco, el uso del vidrio  es en menor cantidad.

Sin  duda,  Panamá  pasó,  de  las  estructuras  conservadoras,  a   una arquitectura innovadora. En palabras de Ventura, la ciudad  exhibe  una  tipología  arquitectónica  internacional  importada   por  arquitectos  nacionales,  lo  que  le  da  al  país  un  rostro   moderno con una economía pujante.

Submit a Comment