Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Leticia Almanza Testimonio de vida

Leticia Almanza Testimonio de vida

LA INSPIRADORA HISTORIA DE UNA SOBREVIVIENTE DE CÁNCER. LA FE EN DIOS LO PUEDE TODO.

Recibir el diagnóstico de cáncer para un paciente no es fácil y vivir con esta enfermedad es un temor constante, ya que empieza un largo camino para entender el mal en todas sus dimensiones. Gracias a los avances médicos, ya no es necesariamente un sinónimo de muerte.

Selecta Magazine conoció la historia de Leticia Almanza, quien fue detectada con cáncer de mama, y hoy, es sobreviviente de esta de enfermedad que cada día cobra más vidas. Nos contó que todo inició a raíz de varias cirugías a las que fue sometida.

‘Leti’, como de cariño la llaman, narra que dentro de su recuperación, luego de las intervenciones quirúrgicas, no se imaginaba que la prueba más difícil de su vida estaba por venir, cuando, de manera sorpresiva, se sintió una bolita arriba de su seno derecho «que no era normal… si me la tocaba, me dolía mucho». Por lo que acudió a la ginecóloga donde le ordenaron exámenes de mamografía y de ultrasonido, los resultados, no fueron alentadores, ya que arrojaron lo que sospechaban: cáncer de mama.

«Comenzó para mí la lucha de vivir unos años más, con la fe y fortaleza que Nuestro Señor nos da en los momentos más vulnerables de nuestra vida», enfatizó Almanza. Luego de la quimioterapia que recibía y la cual le dejaba en su cuerpo secuelas, se radica en su pequeña propiedad ubicada en Volcán, Chiriquí, buscando la temperatura fría que requería para su recuperación; desde la terraza, disfrutaba de los cantos de las aves, lo que era de suma relajación para ella.

Entre risas, nos dice que es muy inquieta e hiperactiva ….. «ya habían pasado tres meses de mi última operación, cuando decido salir a manejar bicicleta por las calles de Volcán y sufro un accidente».

Los amigos cercanos a ella, al conocer la noticia no muy confortadora , la aconsejaron que se pusiera a pintar. Con su brazo fracturado y para olvidar el dolor, buscó dentro de su clóset sus viejos lápices de colores y comenzó a realizar su primera pintura, la cual se la dedicó al ‘tío Chicho’ un ave pintoresca de Tierras Altas; de esta manera, explotó su talento y a la vez encontró terapia. Su primera obra de pintura se la obsequió a una amiga, quien se las enseñó a compañeros del Banco Nacional, los cuales quedaron encantados.

Semanas después, recibe una llamada de esa institución estatal, donde le proponen hacer una exposición con sus pinturas. Por su mente, lo único que pasaba era que Dios le estaba regalando unos años de vida, aceptó el reto. Esta guerrera es de Dios, con voz entrecortada dijo: «Lo que inició como una tragedia se transformó en un nuevo cambio de vida. Doy gracias a Dios por darme una vez más una oportunidad de cerrar el libro y comenzar con una página nueva, pero eso sí, más fuerte y más determinada! ».

Culminó la entrevista enviando un mensaje para aquellas personas que en estos momentos atraviesan por esta enfermedad para que mantengan su fe, no importa qué religión practiques ni de donde vengas, lo importante es seguir luchando hasta el final.

Submit a Comment